NutriciónProcedimientosSaludSuplementos

¿Puede la toma de vitaminas y minerales aumentar su longevidad?

La idea de que puedas tomar algo para prolongar tu vida es seductora, especialmente dada la amplia gama de vitaminas y suplementos minerales que hay en el mercado. Parece simple: más nutrientes = más años. En un momento en el que a todos se nos dice que debemos comer más frutas y verduras, ¿son los suplementos un impedimento para una dieta que falta?

Debido a que hay nutrientes que se necesitan a medida que se envejece para mantener el cuerpo sano y libre de enfermedades, muchas personas recurren a la industria de los suplementos, cuyas ventas alcanzaron los 23.700 millones de dólares en 2007. A pesar de esto, las investigaciones siguen divididas en cuanto a si los suplementos individuales mejoran la longevidad, son perjudiciales o simplemente se excretan directamente del cuerpo.

¿Qué debe hacer para tener una vida más larga y saludable?

En primer lugar, recuerde que la mejor fuente de cualquier ingrediente es la comida. Las dietas ricas en betacaroteno se han asociado con un menor riesgo de cáncer, por ejemplo, pero no se encontró el mismo efecto protector con los suplementos de betacaroteno. Aquí hay algunos suplementos que se toman comúnmente para la longevidad y la investigación asociada a ellos:

Calcio

Este mineral mantiene los huesos fuertes y es necesario para la función muscular y nerviosa y el transporte de la sangre. En una revisión de 2011 del Estudio sobre la Salud de las Mujeres de Iowa, en el que se hizo un seguimiento de 38.000 mujeres mayores durante un período de 22 años, el calcio fue el único componente multivitamínico común que demostró tener un efecto positivo sobre la mortalidad, es decir, las mujeres que tomaban calcio (un promedio de 400 a 1300 mg/día) tenían un riesgo ligeramente menor de morir durante ese tiempo. En cambio, otras revisiones de estudios longitudinales o a largo plazo han sugerido que el consumo de suplementos de calcio puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular en las mujeres. A la luz de investigaciones contradictorias, es mejor hablar con su médico sobre la seguridad de los suplementos de calcio.

Vitamina D

La vitamina D trabaja con el calcio para mantener los huesos sanos; también puede ayudar a proteger contra ciertos cánceres y otras enfermedades. Se sintetiza en la piel en presencia de luz UV, por lo que se ha planteado la preocupación de si las personas que viven en climas septentrionales con luz diurna reducida en invierno pueden tener suficiente. Un examen realizado en 2007 con más de 57.000 participantes, en 18 ensayos de investigación separados, llegó a la conclusión de que un nivel seguro de suplementación de vitamina D (400-600 UI) sí mejoraba la longevidad, ya sea reduciendo la incidencia de ciertos cánceres y enfermedades cardiovasculares o mejorando la supervivencia de los pacientes con estas condiciones.

En cambio, en un estudio realizado en 2013 con más de 9.000 participantes en el Estudio canadiense sobre la osteoporosis multicéntrica (CaMos) no se encontró ningún daño ni beneficio a la mortalidad asociada con la ingesta de vitamina D en un período de 10 años.

Vitamina B6

La vitamina B participa en la creación de neurotransmisores y células sanguíneas, y en la regulación de los niveles de un aminoácido llamado homocisteína. Debido a que se ha demostrado que las vitaminas B como el ácido fólico, la B6 y la B12 disminuyen los niveles de homocisteína -un estado asociado con un menor riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares- los investigadores han investigado si la suplementación ayudaría a prevenir estas condiciones y a mejorar la longevidad. Sin embargo, en varios estudios a gran escala, estas vitaminas B como suplementos no tuvieron ningún efecto en la incidencia, o la gravedad, de las enfermedades cardíacas o los accidentes cerebrovasculares. Del mismo modo, en las investigaciones que examinaron el efecto de los suplementos de B6 en la incidencia del cáncer, no se encontró ningún efecto en la mortalidad.

Vitamina B12

Es posible que las personas mayores de 50 años no absorban la vitamina B12, necesaria para la salud de la sangre y los nervios, con la misma eficacia. Anteriormente se creía que la suplementación de vitamina B12 (como la B6), especialmente cuando se combinaba con ácido fólico, podía ayudar a prevenir enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, pero eso se ha descartado en gran medida. Se están llevando a cabo investigaciones para ver si la vitamina B12 puede ayudar a tratar o prevenir la demencia, lo que podría, a su vez, promover la longevidad.

Vitamina C

Necesaria para la fabricación de colágeno y ciertos neurotransmisores, la vitamina C es también un poderoso antioxidante. Un estudio realizado en 2009 con más de 77.000 personas de entre 50 y 76 años de edad, encontró que los no fumadores que tomaron unos 300mg de vitamina C durante 10 años tenían un 24 por ciento menos de probabilidades de morir durante ese período de tiempo; sin embargo, no se encontró ningún beneficio de longevidad al tomar la vitamina C para los fumadores de este grupo. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar si la vitamina C ayudará a prevenir ciertos cánceres y enfermedades cardiovasculares.

Selenio

El selenio, un oligoelemento, se utiliza para formar enzimas antioxidantes en el cuerpo. Los antioxidantes eliminan los subproductos dañinos del metabolismo celular y la exposición a las toxinas del medio ambiente. Los niveles de selenio en las poblaciones varían según la concentración del mineral en el suelo donde se cultivan los alimentos. Un examen realizado en 2008 de casi 14.000 participantes en los Estados Unidos reveló una relación no lineal entre los niveles de selenio en la sangre y la mortalidad, es decir, que los niveles bajos de selenio se asociaban con una mayor mortalidad, al igual que los niveles altos. La mayoría de los estudios han considerado suplementos en el rango de 100 a 200 mcg; las directrices dietéticas federales sugieren que los adultos mayores de 19 años deben consumir diariamente un total de 55 mcg/día, sin exceder los 400 mcg/día.

Beta-Caroteno

Una forma de vitamina A que se encuentra en las frutas y verduras de colores, las dietas ricas en betacaroteno se han asociado con un menor riesgo de cáncer. Los estudios sobre los suplementos de betacaroteno no han mostrado los mismos resultados; de hecho, algunos han indicado un aumento de la mortalidad. No existe una dosis diaria recomendada (RDA) para el betacaroteno.

Resultado

La investigación de los suplementos se enfrenta a desafíos en cuanto a la clasificación de otros factores del estilo de vida (o aspectos “confusos”), como el tabaquismo, la probabilidad de ser examinado para detectar enfermedades, la dieta y el ejercicio. Probablemente pasará algún tiempo antes de que la ciencia nos diga con certeza qué vitaminas y minerales pueden ayudar a prolongar nuestra vida, y en qué medida.

Recuerde que muchos estudios han demostrado que una dieta basada en plantas al estilo mediterráneo, con muchas frutas y verduras con alto contenido de fibra, proporciona los nutrientes necesarios para la mayoría de las personas.

Asegúrese de consultar a su médico o nutricionista antes de tomar cualquier suplemento. Más no es mejor, así que no te hagas la megadosis. Las vitaminas y los minerales de todas las fuentes (alimentos fortificados, multivitamínicos, productos monovitamínicos) se suman. También pueden interferir con la medicación que usted pueda estar tomando y pueden ser peligrosos para las personas con ciertas condiciones médicas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba