Cuando pesarse no ayuda con la pérdida de peso

La balanza es una herramienta importante y útil para alcanzar o mantener la pérdida de peso para muchas personas, pero para otras puede ser un obstáculo para el éxito. Incluso si sólo está tratando de mantener su físico, los estudios han demostrado que pesarse regularmente puede ayudarle a mantener un peso saludable.

Pero a veces, pisar la balanza puede ser una experiencia negativa. Puede haber un ligero aumento en su número, aunque usted se haya ceñido a su programa. O tal vez la escala no muestra ningún progreso cuando has estado doblando tus entrenamientos.

En el momento en que te subes a una balanza decides cosas sobre ti mismo, si estás gordo o delgado, si has tenido éxito o has fracasado, quizás incluso cómo te sientes sobre ti mismo como persona. El número en la balanza a menudo está ligado a nuestra imagen corporal, algo con lo que muchos de nosotros luchamos regularmente.

Entonces, ¿es inteligente pesarse? Considere algunos factores y hágase preguntas clave para decidir si la balanza es la adecuada para usted.

¿Estoy perdiendo o manteniendo el peso?

Una báscula es una gran herramienta para las personas que están manteniendo la pérdida de peso. Ver su peso cada día es una manera de asegurarse de que están en el camino con su dieta y programa de ejercicios.

Sin embargo, si acabas de empezar un programa de pérdida de peso, el número de la escala puede ser engañoso, haciéndote sentir que no estás progresando incluso cuando lo estás haciendo.

Por ejemplo, cuando empiezas a hacer ejercicio, el progreso que haces está ocurriendo dentro de tu cuerpo. Tu corazón está aprendiendo a bombear la sangre más eficientemente, tu cuerpo está creando más mitocondrias en respuesta a esta nueva demanda, y tus músculos se están fortaleciendo para adaptarse a tus entrenamientos. Estas son cosas que simplemente no aparecerán en una escala.

Desafortunadamente, el duro trabajo de la dieta y el ejercicio no siempre se refleja en la escala para los nuevos ejercitantes, especialmente durante las primeras semanas.

Algunas cosas que pueden suceder cuando se inicia un programa de pérdida de peso. Estos factores pueden hacer que el uso de la balanza sea más frustrante.

Resultados retrasados

¿Cuánto tiempo tardan los cambios de peso en aparecer en la balanza? La mayoría de nosotros necesitamos varias semanas de dieta y ejercicio antes de ver cambios significativos en la balanza, e incluso entonces podemos obtener diferentes lecturas basadas en las fluctuaciones de peso diarias.

Expectativas poco realistas

Cuando se trabaja duro en los entrenamientos y la dieta, se puede esperar más de lo que el cuerpo puede entregar, lo que lleva a la decepción.

Visión de Túnel

Nos concentramos tanto en la escala que bloquea otras cosas que estamos sacando de nuestros entrenamientos. Las recompensas a largo plazo del ejercicio no siempre son obvias cuando eres un principiante y olvidas que hay otras razones para hacer ejercicio y comer saludablemente.

¿Puedo usar la escala con menos frecuencia?

Si lo que ve en la balanza le desanima, considere la posibilidad de pesarse una vez al mes en lugar de hacerlo a diario o semanalmente para dar tiempo a su cuerpo a adaptarse a lo que está haciendo.

Sólo toma la escala de la mezcla por un tiempo para ver si algo cambia para ti mentalmente. Puede que descubras que estás más motivado cuando te desanimes.

¿Puedo cambiar mi enfoque?

Otra opción es cambiar el enfoque de las minucias de la pérdida de peso y concentrarse en lo que realmente necesita para llegar allí, como:

  • Presentándose a sus entrenamientos. Establece objetivos basados en la cantidad de entrenamientos que harás cada semana en lugar de la cantidad de peso que perderás. Ahora tienes algo tangible que puedes seguir regularmente. Ver un calendario de tus entrenamientos completados te dará una sensación de éxito que la báscula puede no tener.
  • Conociendo tu cuerpo. No puedes perder peso hasta que hagas ejercicio de forma consistente y no puedes hacerlo hasta que construyas resistencia y fuerza. Tómate las primeras semanas para experimentar, acondicionar tu cuerpo y descubrir de qué eres capaz.
  • Aprendiendo a hacer ejercicio. Si eres un principiante, hay una curva de aprendizaje que puede llevarte un tiempo superar. Dese espacio para aprender una buena forma, una técnica sólida y métodos eficaces de entrenamiento antes de que se ponga demasiada presión sobre sí mismo para perder peso.

¿Estoy desanimado?

Muchos de nosotros tenemos una respuesta visceral a cualquier escala: un escalofrío cuando pasamos junto a la báscula en el gimnasio o una sequedad instantánea de la boca cuando se nos indica que nos pongamos de pie en la báscula en el consultorio del médico.

Cambiar su estilo de vida y sus hábitos ya es bastante difícil sin añadir la presión de perder un cierto número de libras cada semana. Tu cuerpo no siempre cooperará y raramente conseguirás todo perfecto de un día para otro. Empezar con el pie derecho significa tener:

  • Un entorno de apoyo de la familia y los amigos que te animan a alcanzar tus objetivos.
  • Objetivos realistas que te motivan día tras día.
  • Un plan de ejercicios equilibrado que se ajusta a su horario y a lo que le gusta hacer.
  • Una forma de manejar los obstáculos para hacer ejercicio antes de que ocurran.
  • Si la escala no encaja en ese ambiente alentador, puede ser el momento de un cambio.

¿Temes subir a la balanza cada mañana? Si la respuesta es sí, considéralo:

  • Dejando de lado los objetivos de pérdida de peso: Centrarse en estar sano, en forma y activo puede quitarle la presión, permitiéndole disfrutar de su estilo de vida activo.
  • Encuentra objetivos significativos: Las metas significativas son las que nos fijamos cuando los tiempos se ponen difíciles. Considera la posibilidad de unirte a una carrera de beneficencia o de trabajar con un amigo que necesite apoyo. Recordarás las razones más profundas por las que el ejercicio es una parte importante de tu vida.
  • Hable con los amigos o familiares que hacen ejercicio y pregúnteles cómo lo manejan. Puede que te inspire aprender cómo la gente real encaja el ejercicio en sus vidas.
  • En lugar de mirar la escala, concéntrese en crear un estilo de vida saludable. Vivir bien casi siempre lleva a la pérdida de peso.

¿Es la escala exacta?

Aunque la balanza puede decirte cuánto pesas, hay algo más importante que debes saber: la composición de tu cuerpo. Mientras que muchos de nosotros nos centramos en cuántos kilos estamos perdiendo, lo que es más importante es cuánta grasa estamos perdiendo, algo que la báscula no puede discernir.

Perder peso puede hacerte feliz, pero, ¿y si descubrieras que estás perdiendo músculo, no grasa? La pérdida de músculo reduce el metabolismo y, eventualmente, contribuye a la pérdida de movilidad y potencia. Esta es una instancia donde la balanza puede estar, especialmente para los nuevos ejercitantes que comienzan un programa de entrenamiento de fuerza. Es posible tolerar pulgadas sin perder peso, lo que significa que se obtienen resultados incluso si no se muestran de la forma en que se está acostumbrado a verlos.

Esto es algo que puedes experimentar cuando pisas una escala y ves que no hay ningún cambio. Tal vez tu ropa te quede diferente para que sepas que algo está pasando, pero la escala no muestra esos cambios.

Se preguntarán: «¿Por qué no he visto ningún resultado?» Si estás experimentando esto, una pregunta que debes hacerte es: ¿Por qué crees en la escala sobre tu propia experiencia? Si compras ropa más pequeña, pierdes grasa sin importar lo que diga la báscula.

Con demasiada frecuencia, creemos lo que la balanza nos dice en lugar de lo que está delante de nuestros propios ojos, lo que nos deja desanimados y frustrados en lugar de celebrar el éxito.

¿Está perdiendo pulgadas, encajando en tallas más pequeñas y adelgazando? Si la respuesta es sí, es una buena señal de que está ganando músculo y perdiendo grasa, que es exactamente lo que quiere.

En lugar de la escala, intenta otras formas de seguir tu progreso:

  • Hágase una prueba de grasa corporal
  • Tome sus medidas en diferentes áreas del cuerpo para ver dónde está adelgazando
  • Ve por cómo te queda la ropa
  • Lleve un diario de entrenamiento para llevar un registro de sus pesos, ejercicios y ganancias de fuerza

Una palabra de Verywell

Lo más importante es encontrar una manera de seguir adelante, incluso si la escala no dice lo que quieres que diga. Recuerda, la escala es muy simple. Mide todo: tus huesos, músculos, órganos, así como lo que has comido o bebido antes de subirte a la báscula.

¿Una herramienta más sofisticada? Tu ropa y una cinta métrica. Eso te dirá la verdadera historia sobre si estás obteniendo resultados de pérdida de peso.

Deja un comentario