La Meditación Mindfulness podría evitar que subas de peso

Se sabe que la atención y la meditación mejoran la salud psicológica, pero ¿cómo puede estar presente y cambiar la grasa corporal y ayudar a perder peso? La respuesta está en los aspectos psicológicos del aumento de peso y los hábitos alimenticios. Se ha demostrado que la atención plena reduce los atracones, la alimentación emocional y la pérdida de peso. Aquí hay más información sobre cómo la atención plena puede ayudar a reducir la grasa del vientre y a perder peso.

Estrés crónico y grasa en el vientre

El estrés crónico se ha asociado con una mayor concentración de grasa en el abdomen, principalmente por la sobreproducción de cortisol, que también se ha vinculado a una mayor mortalidad. Un equipo de investigadores de la Universidad de California, San Francisco, se propuso determinar si la reducción del estrés a través de la meditación con atención plena podría realmente conducir a una pérdida de grasa en el vientre, incluso sin un cambio en el peso corporal total. (Ya se ha descubierto que la meditación está asociada con una mayor longevidad.)

Meditación en Acción

Aunque puede asociar la actividad física vigorosa con la pérdida de grasa, la investigación de la atención muestra que la meditación constante puede reducir la grasa del estómago. Publicado en 2011 en el Journal of Obesity , el estudio tomó un pequeño grupo de 47 mujeres con sobrepeso u obesas (con un índice de masa corporal promedio de 31.2) y le dio a la mitad de los sujetos una serie de clases sobre técnicas de meditación mindfulness.

Estas sesiones incluían entrenamiento sobre cómo prestar atención a las sensaciones de hambre, los antojos de comida, la identificación de los desencadenantes emocionales de la alimentación, la toma de conciencia de las emociones negativas, así como consejos sobre la autoaceptación y el perdón de los demás. Se ofrecieron meditaciones guiadas para introducir nuevas habilidades de alimentación consciente, como prestar atención al sentido del gusto y comer mucho más despacio de lo habitual.

Prácticas de Mindfulness con las clases, día de retiro, asignaciones de casa

En total, el grupo de estudio recibió nueve clases de dos horas y media y un día de retiro silencioso en el que se les animó a practicar sus nuevas meditaciones y habilidades de alimentación consciente. También se les animó a utilizar las habilidades de la mente en casa en tareas de hasta 30 minutos al día, seis días a la semana, así como antes y durante las comidas, y a registrar su actividad de atención plena. Tanto el grupo de estudio como el de control recibieron una sesión informativa de dos horas sobre nutrición y ejercicio. Al final del período de estudio, se midió a todos los participantes la distribución de la grasa abdominal, así como los niveles de cortisol en sangre.

Los resultados

Se examinaron dos resultados principales: primero, ¿el programa de alimentación consciente y reducción del estrés reduce la alimentación emocional? Y segundo, ¿afectó a la cantidad de grasa en la barriga de los participantes?

  • La alimentación emocional mejoró : En general, los participantes experimentaron menos ansiedad, menos alimentación en respuesta a las emociones y a las señales externas de comida, así como una mayor conciencia de las sensaciones corporales.
  • Niveles de cortisol y grasa abdominal : Los niveles de cortisol en sangre fueron menores en el grupo de tratamiento en general cuando se comparó con el grupo de control, aunque no de manera significativa. Sin embargo, cuando sólo se analizaron los sujetos obesos, los niveles más bajos fueron significativos. Además, los participantes que tuvieron las mayores mejoras en la alimentación consciente, que fueron más conscientes de sus sensaciones de hambre y más exitosos en la reducción del estrés crónico, tuvieron las mayores reducciones de grasa abdominal – hasta más de 500 gramos, o un poco menos de una libra, durante la intervención de cuatro meses. Esta pérdida de grasa en la región del vientre se produjo incluso sin un cambio en el peso corporal. Por el contrario, los sujetos obesos del grupo de control aumentaron de peso en promedio durante el período de estudio.

Relajarse Más Comer Menos

Aunque se trata de un estudio pequeño, todos los estudios similares muestran que los pacientes obesos reducen mejor el estrés con ejercicios de atención plena. Sus resultados ofrecen una mirada intrigante a cómo las prácticas de meditación para la reducción del estrés pueden ayudar a reducir los niveles de la hormona cortisol, con la correspondiente disminución de la grasa abdominal – sin la dieta tradicional.

Estudios anteriores en animales han encontrado una relación entre el consumo de estrés y el lugar donde se deposita la grasa. Las preferencias alimentarias (incluso en las ratas) cambian bajo el estrés para consumir más grasa y azúcar, con la energía almacenada como grasa que se mueve a la sección media del cuerpo.

Los investigadores dicen que su estudio sugiere que el entrenamiento de la atención plena en los humanos podría ayudarles a lidiar mejor con el estrés y otras emociones negativas, lo que podría, a su vez, llevar a una distribución más saludable de la grasa corporal por comer mejor y relajarse más.

Deja un comentario