¿Cuáles son los mejores cereales para el desayuno de los niños?

Es muy fácil que los padres preocupados por la salud se confundan cuando compran cereales para el desayuno. Con todos los colores brillantes y los eslóganes que distraen, el pasillo de los cereales se parece más a la franja de Las Vegas que a su tienda de comestibles local.

En lugar de apostar por el desayuno de sus hijos, tome decisiones más seguras usando estas pautas.

Qué buscar

Los cereales de desayuno calientes y fríos pueden ser un buen vehículo para una comida sana y rápida por la mañana. Algunos cereales pueden ofrecer granos enteros, grasas saludables, vitaminas, minerales y fibra para el estómago. Si se vierten unas pocas gotas de líquido rico en calcio, puede comenzar a tomar forma una comida completa y satisfactoria.1 Pero este proceso también invita a la oportunidad de un desayuno lleno de azúcar y colores artificiales si no se tiene cuidado.

Como regla general, si el cereal tiene un personaje de dibujos animados como mascota, probablemente tenga más azúcar de la que quieres que tengan tus hijos. Aunque hay algunas excepciones a esto, ten cuidado con los personajes lindos y cariñosos que prometen buena nutrición. Escanee los números de la etiqueta de nutrición y examine la lista de ingredientes para saber qué hay realmente en esa caja.

Apunte a los cereales con cuatro gramos de azúcar o menos por porción, a menos que contengan frutos secos. Las pasas, los arándanos y otras frutas secas aumentarán los gramos de azúcar en la etiqueta, pero como estos azúcares provienen de fuentes naturales, tienen mucho más que ofrecer. En lugar de calorías vacías de azúcar altamente procesada, la fruta seca contiene nutrientes como fibra, hierro y vitaminas.

Al leer las listas de ingredientes, es esencial cuestionar los ingredientes desconocidos. Es común que los cereales estén fortificados con numerosas cantidades de vitaminas y minerales, incluyendo folato, tiamina y hierro. Estas vitaminas y minerales añadidos se enumerarán como ingredientes y no deberían causar ninguna alarma. En su lugar, omita los cereales que incluyen conservantes y colores artificiales difíciles de pronunciar.

Marcas de cereales más saludables

Hay algo así como un cereal saludable si sabes dónde buscar. Estas cinco marcas son grandes ganadoras en sabor, calidad de ingredientes y nutrición. Las raciones que aparecen en estas cajas van desde 3/4 de taza hasta 1 taza, que es lo normal en la mayoría de los cereales.

Aunque las necesidades de su hijo pueden variar, cualquiera de estas opciones podría ser un desayuno sensato y adecuado para los niños si se combina con leche o yogur y una porción de fruta fresca.

Rice Chex

Este cereal certificado sin gluten tiene sólo 100 calorías y dos gramos de azúcar por porción. Añadiendo un puñado de bayas o unas cuantas rodajas de plátano al bol, o a un lado puede completar la comida, añadiendo fibra y algo de dulzura natural.

Este cereal ofrece muchos sabores sin gluten que varían en el contenido de fibra y azúcar, así que escanea las cajas para encontrar el mejor ajuste para tu hijo.

Cascadian Farms Organic Raisin Bran

No te alarmes por los gramos de azúcar en esta etiqueta, esta marca de Raisin Bran todavía contiene cinco gramos menos de azúcar que otras variedades de cereales populares. Aunque hay 13 gramos de azúcar por porción, gran parte de ella proviene de las pasas naturalmente dulces. Los impresionantes seis gramos de fibra por porción ayudarán a mantener a los niños satisfechos y con energía durante toda la mañana.

Barbara$0027s Peanut Butter Puffins

Los amantes de la mantequilla de maní se desmayarán por estas crujientes cucharadas de bondad. La cantidad de azúcar de este cereal es ligeramente superior a la de otras marcas, con 6 gramos de azúcar por porción, pero es una opción mucho mejor que el principal cereal de mantequilla de maní decorado con dibujos animados, con 10 gramos por porción.

Cheerios

Este clásico cereal sigue siendo el rey de la colina saludable. Con sólo 100 calorías y un pequeño gramo de azúcar por porción, es una excelente opción para que los pequeños sorban en el desayuno, con leche y fruta. Para escapar del tazón, pruebe a masticar este cereal en seco, como parte de una mezcla de bocadillos.

¿Tienes Leche?

Junto con la confusión de los cereales viene el enigma de qué comer con ellos. La leche parece ser la elección obvia, pero hay muchos tipos para elegir.

Dado que muchos tipos de cereales son bastante bajos en proteínas, elija una leche o una alternativa a la leche que contenga la proteína para mantener a los pequeños satisfechos durante toda la mañana. La leche Fairlife Superkids sin lactosa tiene un 50 por ciento más de proteínas que otras opciones de leche similares y está fortificada con grasas omega-3. Si prefieres una variedad de leche sin lactosa, la leche de soja es la opción con más proteínas junto a la leche de vaca. La leche de soja orgánica no azucarada es una buena opción para el desayuno.

En última instancia, la elección de la leche depende de lo que a su hijo le gusta y está dispuesto a beber. Hay numerosas opciones disponibles para acomodar a las alergias y a los comedores quisquillosos. Experimente con otras variedades alternativas como la leche de coco, la leche de arroz o la leche de almendras, pero compruebe las etiquetas, ya que el contenido de nutrientes de éstas varía significativamente. Considere la posibilidad de mezclarlas e ir con una opción más alta en proteínas con el desayuno y tomar otros tipos más tarde en el día.

Cereales de bricolaje

En vez de tropezar con el pasillo de los cereales, considera la posibilidad de hacer tu propia opción de desayuno ganador con un lote de granola casera. Como la granola tiende a ser algo más alta en calorías, reduce las porciones.

Espolvorea tu granola casera sobre un tazón de fruta fresca, requesón o yogur. Otra opción es mezclar unas cuantas cucharadas de su granola con una taza de un cereal bajo en azúcar.

Granola de Coco y Arándanos

(Hace alrededor de 4 1/2 tazas)

Ingredientes

  • 2 1/2 tazas de copos de avena
  • 1/4 de taza de almendras en rodajas
  • 1/4 taza de semillas de calabaza
  • 1/2 taza de coco rallado sin azúcar
  • 1/4 de cucharadita de sal kosher
  • 1/3 taza de miel o néctar de agave
  • 1 cucharada de aceite de canola
  • 1 taza de arándanos secos

Preparación

  1. Precalentar el horno a 300 F.
  2. Rocíe una gran bandeja de hornear con spray de cocina antiadherente y déjela a un lado.
  3. Combina avena, almendras, coco rallado, sal, miel (o agave) y aceite de canola en un gran tazón. Mezcle bien con una espátula de goma y transfiera la mezcla a la bandeja de hornear preparada.
  4. Hornee, revolviendo de vez en cuando, hasta que se dore (de 15 a 20 minutos). Retirar del horno.
  5. Una vez que se enfríe, mezcle los arándanos secos. Almacénelos en un recipiente hermético hasta una semana.

Deja un comentario