Correr largas distancias puede ayudarte a entrenar para un maratón

Si alguna vez has corrido un maratón o estás entrenando para uno, probablemente has oído hablar de (pero esperemos que nunca hayas experimentado) «golpear la pared». Ese es el momento de la carrera en el que tu cuerpo ha agotado sus carbohidratos o glucógeno almacenados y tiene que depender de la grasa como fuente principal de energía. Como la quema de grasa no es tan eficiente como la quema de carbohidratos, tu cuerpo se siente fatigado y tu ritmo se reduce drásticamente. Algunos se refieren a la sensación como correr por el barro o correr con bolsas de arena en los pies.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de evitar esa miserable experiencia? Preparando tu cuerpo con carreras largas semanales. Los beneficios de las carreras de larga distancia (para los corredores de maratón, eso significa de 10 a 20 millas) van desde usar la energía almacenada de tu cuerpo de manera más eficiente hasta tener tiempo para resolver cualquier problema en tu equipo o en tu nutrición. Aprende algunas de las ventajas que obtendrás al hacer más millas.

Mejora la resistencia

Cuando se corre mucho tiempo, se desarrolla una mayor resistencia aeróbica para que el cuerpo no tenga que trabajar tanto para alcanzar el mismo nivel de rendimiento la próxima vez. Las carreras largas fortalecen el corazón y abren los capilares, enviando energía a los músculos que trabajan y eliminando los productos de desecho de los músculos fatigados.

Incrementa la potencia muscular

Durante las carreras largas, tu cuerpo recluta fibras musculares de cambio rápido para ayudar con las tareas de cambio lento (como correr un maratón), de modo que tienes más fibras musculares entrenadas para pasar el maratón. Otros beneficios fisiológicos incluyen el aumento del número y el tamaño de las mitocondrias, que son la fuente de energía de los músculos.

Trenes Cuerpo para usar la grasa como combustible

A la larga también enseña a tu cuerpo a aprovechar la grasa como fuente de energía antes de que se agoten los carbohidratos. Como resultado, tus carbohidratos almacenados duran más tiempo, ayudando a evitar esa temida «pared».

Proporciona una práctica de nutrición e hidratación

Por supuesto, necesitarás más energía durante una carrera de 26,2 millas, así que la carrera larga también te da la oportunidad de practicar la alimentación con carbohidratos mientras corres, lo cual es otra forma de evitar chocar con la pared. Dado que cada corredor reacciona de manera diferente al comer o beber carbohidratos durante la carrera, la carrera larga permite a los maratonistas experimentar con diferentes opciones de combustible, como bebidas deportivas, geles o barras energéticas que se digieren rápidamente y se absorben en el torrente sanguíneo para alimentar los músculos. Puedes experimentar con diferentes opciones y asegurarte de no tener problemas estomacales o gastrointestinales después de consumirlas.

La hidratación también es crítica para la seguridad y el rendimiento de la carrera. Las carreras largas te dan la oportunidad de practicar el agua potable y las bebidas deportivas durante toda la carrera, así que estarás preparado sabiendo qué es lo mejor para ti el día de la carrera.

Cómo recargar su cuerpo durante largos períodos de tiempo

Ofrece la oportunidad de realizar pruebas de ropa y equipo

Además de las opciones de nutrición para correr, la regla de «nada nuevo el día de la carrera» también se aplica a las zapatillas, el equipo y la ropa para correr. Los pantalones cortos o las camisetas que no plantean problemas durante las carreras cortas pueden rozar cuando se pasa la marca de las 10 millas, y es mucho mejor darse cuenta de eso durante una carrera de entrenamiento que durante el maratón. Probar el equipo y la ropa durante las carreras largas significa que tendrá su equipo de carrera listo para salir, y no habrá sorpresas el día de la carrera.

Construye la confianza y la fortaleza mental

Además de crear la resistencia necesaria y prepararse físicamente para correr 26,2 millas, las carreras largas te preparan para el desafío de mantenerte concentrado y mentalmente fuerte para evitar llegar a un punto en el que tu mente, y no tus piernas, te diga que te detengas.

Las carreras largas aumentan tu confianza como corredor para que te sientas preparado para afrontar los retos mentales. Y si te enfrentas a una mala racha durante tu maratón, podrás utilizar la fuerza que te han dado las carreras de larga distancia para ayudarte a salir adelante.

Consejos mentales a largo plazo

Una palabra de DeporteBarato

No importa cuánto entrenes, habrá altibajos cuando se trate de carreras largas. Ya sea que enfrentes las inclemencias del tiempo, luches contra los músculos adoloridos o te ajustes a un nuevo equipo, no te desanimes si algunas carreras no se ajustan a tu mejor nivel personal. Y si te golpeas contra ese muro durante una carrera, considéralo una gran oportunidad para inscribirte en otra carrera y trabajar hacia un nuevo objetivo.

Deja un comentario