Consejos saludables para dejar la obsesión por la pérdida de peso

Si eres como millones de personas, probablemente te gustaría perder un poco de peso, tal vez mucho peso. Probablemente te gustaría hacer algunos cambios en tu cuerpo, tal vez alrededor de tu vientre o tus muslos, o alrededor de tus caderas o trasero. Tal vez has estado tratando de lograrlo durante años y te sientes frustrado porque no ha sucedido.

Si eres como la mayoría de la gente, has intentado varias cosas para que esto ocurra. Dietas a las que finalmente abandonaste o programas de ejercicio que has comenzado y dejado más veces de las que puedes contar. Tal vez incluso has comprado un equipo caro, te has unido a un gimnasio o has contratado a un entrenador. Pero nada de esto parece funcionar. La pregunta es: ¿por qué?

Cómo saber si sus prioridades de pérdida de peso necesitan ser ajustadas

Aunque te preguntes por qué nada de lo que has intentado parece funcionar, hay una pregunta más importante que debes responder: ¿Realmente quieres perder peso? Si dijiste que sí, déjame hacerte otra pregunta, tal vez más difícil: ¿Está haciendo todo lo que necesita hacer para perder peso?

Un punto de partida inteligente es evaluar su IMC. El índice de masa corporal le ayudará a determinar si su peso le pone en riesgo de padecer ciertas condiciones de salud.

Tómese un tiempo para pensar en ello y luego clasifique la importancia de la pérdida de peso en una escala de 1 a 10 (1 es más importante y 10 es menos importante). Ahora, piense en una semana típica de su vida y calcule cuánto tiempo pasa haciendo las cosas necesarias para perder peso. Algunas de esas tareas incluyen:

  • Ejercicio cardiovascular (5 o más veces a la semana)
  • Entrenamiento de fuerza (2 o más días a la semana)
  • Ejercicios de flexibilidad
  • Ser lo más activo posible: subir las escaleras, caminar cuando se pueda, moverse más, etc.
  • Comer sano y equilibrado y vigilar las calorías
  • Dormir lo suficiente
  • Manejar el estrés y mantenerlo en niveles razonables

¿Haces todas estas cosas cada semana? Tal vez algunas, pero no todas. ¿Quizás ninguna? Tómese un momento para comparar estas dos cosas: Donde clasificaste la importancia de la pérdida de peso en oposición a cuánto tiempo y energía gastas en la búsqueda de la misma. Si ves un hueco ahí, no estás solo. Para muchos de nosotros, hay una diferencia entre lo que decimos que queremos y lo que realmente hacemos.

¿De dónde viene esta brecha? La disparidad se encuentra entre lo que es realmente importante para ti y lo que crees que debería ser importante. Si la pérdida de peso es más un «debería», tal vez es hora de renunciar a ella.

Consejos para dejar la obsesión de la pérdida de peso

La idea de renunciar a perder peso puede parecerle completamente extraña. De hecho, puede parecer totalmente peligrosa, especialmente si tiene problemas de salud que podrían ser manejados con la pérdida de peso. Esto no significa que deba dejar de perder peso, pero puede ser necesario un cambio de enfoque.

En general, los expertos están de acuerdo en que centrarse en el proceso del ejercicio, más que en el resultado, conduce a un mayor éxito a largo plazo.

¿Por qué? Porque, como el Dr. Jim Gavin y Madeleine McBrearty afirman en su artículo de la revista IDEA Fitness, Exploring Mind-Body Modalities , «Una vez que las libras se han quitado o que el riesgo de salud se ha reducido, ¿por qué los clientes seguirían haciendo algo que no disfrutan, que no tiene un significado intrínseco…?»

De hecho, en un estudio sobre el ejercicio y la motivación, los investigadores llegaron a la conclusión de que «…[un] cambio en los factores de motivación relacionados con el ejercicio, con especial énfasis en las fuentes intrínsecas de motivación (por ejemplo, el interés y el disfrute del ejercicio), desempeñan un papel más importante en el control del peso a largo plazo».

Teniendo esto en cuenta, pregúntese qué pasaría si dejara de perder peso como resultado final. ¿Qué pasaría si liberara su mente de la búsqueda de un ideal que no ha podido alcanzar? ¿Qué pasaría si te olvidases de los resultados y te concentraras en lo que estás obteniendo de tus entrenamientos en este momento? ¿Estás dispuesto a averiguarlo?

Cómo dejar de centrarse en los resultados de la pérdida de peso

Con demasiada frecuencia, nos fijamos objetivos basados en un cuerpo que nos gustaría tener. Muslos más delgados, abdominales más planos, músculos más definidos… ¿quién no querría eso? Pero los peligros en este tipo de objetivos son esos:

  1. No hay garantías de que los alcances. Debido a que tu cuerpo se encarga de donde sale la grasa, podrías decepcionarte si no pierdes la grasa de esas áreas problemáticas tan rápido como te gustaría. Eso puede llevar a la frustración y, por supuesto, a la renuncia.
  2. No cambian lo que eres . Cambiar tu apariencia puede ciertamente hacerte sentir mejor contigo mismo, pero sigues siendo la misma persona sin importar cómo se vea el exterior. Con demasiada frecuencia pensamos que los cambios externos pueden ayudarnos a afrontar problemas emocionales o psicológicos, pero nos decepcionamos si los mismos problemas siguen existiendo, incluso después de haber perdido el peso.
  3. Requieren de la perfección . Los objetivos de pérdida de peso no son muy indulgentes. Para perder una libra en una semana, tienes que quemar constantemente 500 calorías extra cada día. ¿Qué pasa si tienes que perder un entrenamiento o comer demasiado en una fiesta? Un solo desliz puede hacerte retroceder.
  4. Pierden importancia con el tiempo . Podemos sentirnos motivados a perder peso cuando la ropa nos queda ajustada o nos sentimos culpables por comer en exceso, pero esa motivación suele desvanecerse cuando esos sentimientos de culpa o frustración desaparecen.
  5. No siempre son funcionales . Verse bien en traje de baño es algo que todos queremos, pero ¿cuántas veces la mayoría de nosotros usa trajes de baño? Trabajar para algo que sólo ocurre una o dos veces al año no siempre se traduce en la vida cotidiana.

Si has descubierto que el objetivo de perder peso no es suficiente para ponerte en marcha, es hora de explorar algunas ideas nuevas.

Por qué un cambio en la mentalidad puede ayudar con la pérdida de peso

La forma en que a menudo abordamos la pérdida de peso es que queremos cambiar nuestros cuerpos y nos damos cuenta de que, para hacerlo, tenemos que cambiar nuestras vidas. Como resultado, tomamos algún programa o dieta que se le ocurrió a otra persona y tratamos de meterlo en los rincones de nuestras vidas, lo cual a menudo no funciona.

Pero, ¿qué pasaría si empezara desde la otra dirección, cambiando su vida y dejando que su cuerpo responda? Haciéndolo de esta manera, estás implementando los cambios que se te ocurren y que realmente funcionan con la forma en que vives.

Ya no se centra en la pérdida de peso (por ejemplo, «perderé tantas libras») sino en las acciones que se necesitarán para lograrlo (por ejemplo, «haré tanto ejercicio esta semana»). Esto, por supuesto, requiere la capacidad de concentrarse en lo que se está haciendo ahora en lugar de en el futuro y la clave para hacerlo es fijarse nuevos objetivos.

Cómo establecer nuevos objetivos para una pérdida de peso saludable

Es extremadamente importante establecer objetivos usando el principio SMART, es decir, deben ser específicos, medibles, alcanzables, razonables y oportunos.

Pero hay otras partes importantes de la fijación de objetivos que se han dejado fuera del principio SMART y que incluyen: significativo y funcional.

Cómo establecer metas inteligentes para la pérdida de peso

Haz que tus objetivos sean significativos. Puede que quieras muslos más delgados o abdominales más planos, pero ¿cuánto significa eso realmente para ti? Si eres una modelo o una celebridad, probablemente mucho. Pero si eres como yo, una persona promedio que se gana la vida y cuida de una familia, ¿dónde encajan los abdominales planos y los muslos delgados? ¿Necesitas que sean buenos padres o empleados? Probablemente no.

Entonces, al pensar en su vida y en las cosas que quiere lograr cada día, ¿qué otras metas de acondicionamiento físico tendrían más significado para usted? Si crees que el ejercicio te ayudaría a lograr más cada día, ¿estarías más motivado para hacerlo? ¿Y si pudiera ayudar a calmarte y reducir algo de tensión… lo harías entonces?

El hecho de no concentrarse en la pérdida de peso puede ayudarle a ver todas las formas en que el ejercicio puede mejorar su vida. ¿Qué objetivos significativos podría fijarse si dejara de lado la pérdida de peso? Aquí hay algunas ideas para empezar:

  • Tener más energía para lograr más cada día
  • Obtener más y mejor calidad de sueño cada noche
  • Estar más alerta y ser capaz de concentrarse
  • Convertirse en un buen modelo a seguir para su familia
  • Aumentar la conciencia de tu cuerpo y el sentido de logro
  • Reducir la tensión, la tensión y la ansiedad causadas por el estrés
  • Mantener el cuerpo fuerte, equilibrado y en forma a medida que se envejece

Haz que tu objetivo sea funcional. Otra forma de cambiar la forma en que ves el ejercicio es centrarte en cómo mejora tu vida ahora mismo. Las metas funcionales, por definición, generalmente serán muy específicas y más inmediatas que las metas de pérdida de peso.

De hecho, hay una variedad de cosas que se pueden esperar inmediatamente de una sola sesión de ejercicios, sin necesidad de esperar:

  • Mejor Estado de Ánimo: Un estudio encontró que los ejercitantes experimentan un alivio inmediato de la depresión.
  • Incremento de la creatividad: Un estudio publicado en la Revista de Investigación de la Creatividad muestra que el ejercicio puede aumentar el potencial creativo. Algunas de sus mejores ideas pueden surgir durante una larga caminata o una sesión de estiramiento.
  • Más energía: Mover tu cuerpo a través de prácticamente cualquier forma de ejercicio es una manera segura de aumentar la energía.
  • Relajación: Algunos tipos de ejercicios, como el yoga y el Tai Chi, son conocidos por calmar la mente y el cuerpo y ayudar a relajarse.
  • Baja la presión arterial: Algunos estudios han demostrado que el ejercicio leve y regular mejora el flujo sanguíneo, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial.

Otros objetivos funcionales pueden tardar un poco en manifestarse, pero pueden ser igual de significativos en tu vida. Piensa en un día típico para ti y en cómo se siente tu cuerpo. ¿Tienes algún dolor crónico que pueda ser manejado con un poco más de movimiento? ¿Hay cosas que desearías poder hacer mejor? Trabajar en algo tangible puede ayudarte a mantenerte en el camino.

Los estudios han demostrado que es más probable que las personas hagan ejercicio regularmente cuando se preocupan por lo que están tratando de lograr. La pérdida de peso, por sí sola, no parece hacer el trabajo, al menos a largo plazo.

Si lo has intentado todo y aún no has hecho ningún progreso duradero, quizás sea una señal de que hacer cambios en el aspecto de tu cuerpo no es suficiente para seguir adelante.

Así que, pretendamos que ese es el caso y quitemos la pérdida de peso de la mesa dejando otros objetivos. Lo curioso es que estos otros objetivos, estos objetivos significativos y funcionales, requieren el mismo trabajo que los objetivos de pérdida de peso. La diferencia es que obtienes resultados inmediatos de tus metas funcionales y eso es lo que te hace volver día tras día. Los objetivos de pérdida de peso requieren semanas, meses, incluso años. No es de extrañar que no nos mantengan motivados.

Para probar este punto, comparemos los dos. Digamos que tu objetivo funcional es tener más energía y tu objetivo de pérdida de peso es, bueno, perder peso. ¿Qué tendrías que hacer para tener más energía?

Consejos para ganar más energía en su viaje de pérdida de peso

Hay al menos dos cosas que harán el trabajo:

  • Come una comida sana y equilibrada . Comer un equilibrio de nutrientes te dará energía instantánea, mientras que comer en exceso o comer demasiada grasa puede dejarte cansado y fatigado.
  • Ejercicio . ¿Qué pasa cuando mueves tu cuerpo? La sangre fluye, el oxígeno llega a tus músculos, tu ritmo cardíaco aumenta y eso significa energía instantánea tanto durante como después de tu entrenamiento.

Estas tareas generadoras de energía son también dos cosas que necesitarías hacer para perder peso. La diferencia es que si tu meta es tener más energía, la has alcanzado, no hay que esperar. Pero, si su objetivo es perder peso…

No hay ningún cambio en la escala de ese entrenamiento o de ese día de comida saludable. Con tu objetivo funcional, has experimentado el éxito y eso aumentará tu confianza y te ayudará a hacerlo todo de nuevo mañana para que puedas obtener los mismos resultados. Sigue haciéndolo y el peso se irá también.

Por qué deberías dejar de obsesionarte con la escala

Deja un comentario