Aquí hay algunas técnicas de yoga que pueden ayudar a tratar o aliviar el insomnio

Si te cuesta dormir por la noche, incorporar el yoga a tu vida puede ayudarte, especialmente si tu insomnio está relacionado con el estrés. El yoga ha demostrado ser un gran destructor del estrés y puede ofrecerte técnicas de relajación, incluyendo ejercicios de respiración y meditación. El yoga nidra es una metodología de relajación profunda que puede ser particularmente útil para las personas que tienen problemas para dormir.

Cómo puede ayudar el yoga

Aunque no hay una postura específica que te envíe automáticamente a un sueño profundo, el yoga puede ser una ayuda efectiva para el sueño como parte de un estilo de vida saludable. Para ello, es una buena idea establecer una práctica regular de yoga, aunque sólo sean unas pocas poses al día. Estirar el cuerpo regularmente ayuda a liberar la tensión.

El yoga puede ayudar a tratar o aliviar el insomnio, ayudándole a relajarse antes de dormir y a minimizar el estrés. Te anima a sintonizar con el momento presente, lo que te permite dejar de preocuparte por las cosas que pasaron en el pasado o que podrían pasar en el futuro

Si nunca has hecho yoga antes, usa esta guía para empezar.

Ritual de Yoga en la cama

Los expertos en sueño suelen señalar la eficacia de crear una rutina nocturna estándar para indicar al cuerpo que es hora de prepararse para el sueño. Puede elegir incluir algunos ejercicios de respiración o estiramientos suaves en su ritual para aliviar la tensión y ayudarle a relajarse. La respiración en tres partes, que es muy útil para despejar la mente del desorden del día, es una buena opción a la hora de dormir.

Posturas de Yoga para hacer en la cama

Las poses de yoga que se pueden hacer mientras se está en la cama incluyen:

  • Bebé feliz (ananda balasana)
  • Pose de diosa reclinada (supta baddha konasana)
  • Piernas arriba de la pared (viparita karani)
  • Postura del cadáver (savasana)

Incluso si está acostado en la cama, puede hacer poses como la de un bebé feliz (ananda balasana), que libera la parte baja de la espalda y las caderas, dejándolo más suelto y relajado. La pose de diosa (supta baddha konasana), que abre las ingles, es otra buena opción, así como las piernas por la pared (viparita karani).

La postura del cadáver (savasana) termina cada clase de yoga, y es una buena manera de terminar tu día también. Tumbado en la cama, concéntrate en cada parte de tu cuerpo y suavízala antes de seguir adelante. Comienza con los dedos de los pies, sube por las piernas y los brazos, a través del torso hasta el cuello, la cara y la cabeza.

Entonces pasa unos minutos sólo respirando. Si encuentras tu mente vagando durante este tiempo, no te involucres en tus pensamientos; en cambio, vuelve a poner tu atención en tu respiración. Esto ayuda a crear un descanso en tu mente activa y te permite relajarte para dormir.

Deja un comentario