Las bolas de canela, limón y coco son saludables y no contienen gluten.

Advertencia: estas bolitas de canela, limón y coco son ligeramente adictivas. Pero eso está bien, porque cada una tiene poco menos de 100 calorías y sólo 3 gramos de azúcar, así que puedes usar tu propio juicio para decidir cuándo darte el gusto.

¿Quieres saber la clave para mantener el azúcar tan bajo? La inusual pero deliciosa pareja de canela y cáscara de limón. Si te gusta el limón y la canela y nunca has probado este combo antes, ¡te engancharás!

Además de ser bajas en azúcar, también son una buena fuente de grasas mono y poliinsaturadas saludables para el corazón. Además, son súper fáciles de hacer… La parte más difícil es rallar el limón, pero aún así se puede estar comiendo en menos de 10 minutos, ¡perfecto cuando se desea un poco de algo dulce!

Ingredientes

  • 2 tazas de harina de almendra fina
  • ¼ taza de jarabe de arce puro
  • 2 cucharadas de aceite de almendra
  • 2 cucharaditas de cáscara de limón, o al gusto
  • 1 cucharadita de canela molida, o al gusto
  • ¼ cucharadita de sal marina o sal de mesa
  • ¼ taza de coco rallado sin azúcar

Preparación

  1. Combine la harina de almendra, el jarabe de arce, el aceite de almendra, la cáscara de limón, la canela y la sal en un tazón de procesador de alimentos. Procese hasta que la mezcla esté bien combinada y ligeramente pegajosa.

  2. Forre un plato grande o una pequeña hoja de horno con plástico y divida la masa en 20 trozos. Enrolle cada pieza en una bola.

  3. Coloca el coco rallado en un pequeño plato y enrolla cada bola en el coco, luego vuelve al plato o a la bandeja de hornear. Puede servir inmediatamente o guardarlo cubierto en el refrigerador hasta que esté listo para comer.

Variaciones y sustituciones de ingredientes

Puede sustituir el aceite de almendra por cualquier aceite vegetal de sabor neutro o aceite de coco líquido. Si lo desea, puede añadir más cáscara de limón y coco. Empiece con las cantidades recomendadas y luego añada más según sea necesario.

Consejos para cocinar y servir

Puedes hacer un gran lote de estos y almacenarlos en un contenedor bien sellado en el congelador. Disfrútalos congelados, o descongélalos un poco en el refrigerador antes de servirlos. Estas bolas de felicidad son perfectas para el postre o para una merienda con una taza de té.

Califique esta receta

Ya has valorado esta receta.
¡Gracias por tu valoración!

Deja un comentario