NutriciónProcedimientosSaludSuplementos

Lo que necesita saber sobre los suplementos de vitamina E

La vitamina E es esencial para el funcionamiento normal del cuerpo humano. Desempeña un papel central en el sistema inmunológico y funciona como antioxidante, neutralizando los radicales libres que dañan las células a nivel genético.

A diferencia de la vitamina C, la vitamina E es soluble en grasa, lo que significa que se disuelve en la grasa y puede almacenarse en el hígado y en los tejidos grasos del cuerpo. La vitamina E se puede encontrar en los aceites vegetales, los huevos, la carne, las aves, los cereales, las frutas y las verduras.

Aunque normalmente se puede obtener toda la vitamina E que se necesita a partir de una dieta equilibrada, hay situaciones en las que un suplemento de vitamina E puede ayudar a prevenir o tratar ciertas enfermedades. La deficiencia de vitamina E se considera poco frecuente en el mundo desarrollado, excepto en los bebés prematuros con bajo peso al nacer o en las personas con trastornos genéticos poco frecuentes, como la abetalipoproteinemia o la ataxia con deficiencia de vitamina E.1

También puede desarrollar una deficiencia si tiene un trastorno de mala absorción como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa en la que la vitamina E se absorbe menos fácilmente en los intestinos.1

Dado que la vitamina E no puede ser sintetizada por el cuerpo y debe obtenerse a través de alimentos o suplementos, es uno de los varios elementos a los que se hace referencia como nutriente esencial.

Beneficios para la salud

Como antioxidante, la vitamina E es a menudo promocionada por su capacidad para combatir el estrés oxidativo que daña las células a lo largo de años y décadas.1 Algunos médicos alternativos creen que esto puede retrasar o prevenir ciertos trastornos relacionados con el envejecimiento como las enfermedades cardíacas, la diabetes, la enfermedad de Alzheimer y el cáncer. Se cree que los mismos efectos retardan el proceso de envejecimiento cuando se aplican a la piel en una pomada o crema tópica.2

Algunas de estas afirmaciones de salud están mejor apoyadas por la investigación que otras.

Complicaciones del embarazo

La vitamina E se suele recetar al final del embarazo para reducir el riesgo de preeclampsia, una complicación potencialmente devastadora causada por un aumento repentino de la presión arterial. Sin embargo, en una revisión publicada en 2015 no se encontraron pruebas suficientes para apoyar este uso3.

Trastornos del Sistema Nervioso

La vitamina E ayuda a la transmisión de señales eléctricas entre las células nerviosas (neuronas) del cerebro y el cuerpo. Debido a esto, algunos creen que la vitamina E ayuda en el tratamiento de los trastornos del sistema nervioso como la enfermedad de Alzheimer y la epilepsia. Las pruebas que apoyan estas afirmaciones siguen siendo, en el mejor de los casos, contradictorias.

Aunque algunas investigaciones han sugerido que la vitamina E puede retardar la pérdida de memoria en personas con Alzheimer moderadamente grave, hay pocas o ninguna prueba de que pueda prevenir la progresión de la enfermedad o revertir sus síntomas, según una revisión de estudios de 2016.

El único ámbito en el que los suplementos de vitamina E pueden ser beneficiosos es en el tratamiento de la ataxia, un trastorno hereditario del movimiento asociado con una grave deficiencia de vitamina E. Los suplementos de vitamina E son una parte estándar del tratamiento y se ha demostrado que mejoran la movilidad en algunos4

La vitamina E también puede resultar útil para prevenir la neuropatía periférica inducida por medicamentos. Existen algunas pruebas de que los suplementos de vitamina E pueden retardar la destrucción de la capa aislante de las células nerviosas, conocida como mielina, causada por la exposición prolongada a ciertos fármacos, incluidos los antirretrovirales contra el VIH o los agentes de quimioterapia como el cisplatino5 . Sin embargo, un metaanálisis publicado en 2016 indicó que la vitamina E no era útil para la prevención de la neuropatía periférica debido a la quimioterapia6

Enfermedades oculares

La vitamina E es esencial para la salud ocular, ya que ayuda a la auto-reparación de la retina, la córnea y la úvea (la porción pigmentada del ojo). A modo de ejemplo, en un examen de estudios publicados en 2015 en Public Health Nutrition se llegó a la conclusión de que la administración de suplementos de vitamina E se asociaba con un menor riesgo de cataratas relacionadas con el envejecimiento7 .

Se han utilizado suplementos de vitamina E para tratar un trastorno ocular en los recién nacidos conocido como retinopatía del prematuro. Sin embargo, una revisión de estudios publicados en 2003 encontró que la administración de vitamina E a los recién nacidos puede ayudar pero también aumenta el riesgo de infecciones que ponen en peligro la vida8

Por otro lado, las dosis excesivamente altas de vitamina E pueden acelerar la tasa de pérdida de la visión en personas con retinitis pigmentosa.9

Enfermedad Hepática o Renal

La vitamina E no puede tratar ni prevenir la enfermedad hepática, pero puede ayudar a retrasar su progresión.

Según un estudio realizado en 2015 en Hepatología, un suplemento diario de 800-IU de vitamina E disminuyó la tasa de fibrosis (cicatrices) en personas con enfermedad de hígado graso no alcohólica (NAFLD) y esteatohepatitis no alcohólica (NASH).

Además, la vitamina E tiene poco o ningún efecto sobre la enfermedad hepática alcohólica10

La vitamina E puede ser útil en el tratamiento de ciertos tipos de hepatitis crónica B.11

Enfermedad cardíaca y cáncer

La creencia de larga data de que la vitamina E puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas o de cáncer sigue sin probarse en gran medida.

En un examen realizado en 2005 de los estudios de los Annals of Internal Medicine, que evaluaron más de 135.000 expedientes de pacientes, se llegó a la conclusión de que no había ninguna asociación entre la administración de suplementos de vitamina E y el riesgo de enfermedades cardíacas o cáncer.

En todo caso, las altas dosis de vitamina E (400 UI o más) se asociaron con una vida útil ligeramente reducida en comparación con un placebo. Esto puede deberse al aumento del riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico que algunos científicos creen que está relacionado con la suplementación de vitamina E.12

Del mismo modo, hay algunas pruebas de que los suplementos de altas dosis de vitamina E pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata13

.

Trastornos de la piel

La vitamina E es comercializada agresivamente por los fabricantes de cosméticos como un compuesto “antienvejecimiento”. La mayoría de las pruebas actuales han demostrado que afirmaciones como esta son exageradas.

Otros, mientras tanto, han sugerido que la vitamina E puede ayudar en la curación de cicatrices al hidratar la piel, inhibir la producción de colágeno y reducir la inflamación que puede conducir a daños en los tejidos.

Un estudio de 1999 publicado en Dermatologic Surgery ha desacreditado en gran medida estas afirmaciones, afirmando que la vitamina E no hizo nada para reducir la aparición de cicatrices. Es más, el 33 por ciento de las personas que la usaron desarrollaron una reacción alérgica de la piel conocida como dermatitis de contacto.14

Posibles efectos secundarios

Los suplementos de vitamina E raramente causan algún daño si se toman en la dosis diaria recomendada. No se puede decir lo mismo si la vitamina E se toma en dosis superiores a 300 unidades internacionales (UI) por día.

Tomar de 300 a 800 unidades de vitamina E diariamente puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular hemorrágico hasta en un 22 por ciento, según un estudio de 2010 publicado en BMJ.

Incluso dosis más bajas que ésta pueden desencadenar efectos secundarios como náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea.15

La vitamina E puede retardar la coagulación de la sangre y puede ser necesario evitarla en las personas que toman anticoagulantes como Coumadin (warfarina) o Plavix (clopidogrel). Por esta misma razón, debe dejar de tomar la vitamina E dos semanas antes de la cirugía para evitar el sangrado excesivo.15

Los suplementos de vitamina E también deben evitarse en personas con antecedentes de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, trastornos hemorrágicos16 o cánceres de cabeza y cuello17.

Además de los anticoagulantes, los suplementos de vitamina E pueden interactuar con ciertos medicamentos, entre ellos el fármaco inmunosupresor Sandimmune (ciclosporina), ciertos fármacos quimioterapéuticos, las drogas estatinas como Lipitor (atorvastatina) y el tamoxifeno18

.

Se presume que los suplementos de vitamina E son seguros durante el embarazo y la lactancia.19 Para evitar interacciones y efectos secundarios imprevistos, aconseje siempre a su médico si está tomando un suplemento diario de vitamina E.

Dosificación y preparación

Cuando se utiliza como suplemento diario, una dosis de 15 mg se considera segura y eficaz. Cuando se utiliza para tratar una deficiencia diagnosticada, la dosis puede aumentarse a entre 60 y 75 mg por día. Todo lo que supere este umbral debe abordarse con precaución, idealmente bajo la supervisión de un médico y sólo para un tratamiento a corto plazo20 .

Los suplementos de vitamina E se venden más comúnmente como cápsulas de gelatina blanda. Hay dos tipos que se encuentran típicamente en los estantes del mercado: D-alfa-tocoferol (la forma natural) y Dl-alfa-tocoferol (la forma sintética). Ambos funcionan de manera similar, pero se necesita casi el doble de Dl-alfa-tocoferol para lograr la misma concentración en la sangre. También hay disponibles tocoferoles mixtos.

La dosificación de la vitamina E puede ser confusa, ya que los productos están etiquetados de diferentes maneras, incluyendo UI, miligramos, cantidad dietética recomendada (RDA) o límite superior tolerable (UTL). En los Estados Unidos, la mayoría de los productos siguen etiquetados como UI.

Hay fórmulas sencillas que puede utilizar para asegurarse de que se mantenga bien dentro de la dosis diaria recomendada de vitamina E:

  • Para calcular la dosis de miligramos de D-alfa-tocoferol, multiplica las UI por 0,67. Basado en esta fórmula, 25 IUs equivalen a 16.75 mg.
  • Para calcular la dosis de miligramos de Dl-alfa-tocoferol, multiplica las UI por 0,43. Basado en esta fórmula, 50 IUs equivalen a 21.5 mg.

Qué buscar

Los suplementos vitamínicos en los Estados Unidos no están sujetos a las pruebas e investigaciones rigurosas que se realizan con las drogas farmacéuticas. Debido a esto, la calidad puede variar de una marca a otra.

Cuando compre suplementos de vitamina E, opte por marcas que hayan sido probadas voluntariamente por un organismo certificador independiente como U.S. Pharmacopeia (USP), ConsumerLab o NSF International.

La vitamina E puede degradarse rápidamente si se expone al calor extremo o a la luz solar directa. Para evitarlo, guárdelas en su contenedor original resistente a la luz en una habitación fresca y seca. Vigile siempre la fecha de caducidad y deseche las tapas de gel que hayan caducado, estén descoloridas o presenten indicios de fugas.

El aceite de vitamina E, disponible en farmacias y tiendas de alimentos naturales, está destinado únicamente para uso externo.

Otras preguntas

¿Qué alimentos son los más ricos en vitamina E?

En general, siempre es mejor obtener las vitaminas a través de la comida que a través de las píldoras. Incluso si se le ha diagnosticado una deficiencia, puede beneficiarse de aumentar su ingesta dietética con alimentos ricos en vitamina E como:20

  • Aceite de germen de trigo : 21,8 mg por cucharada (o 135 por ciento de su valor diario)
  • Semillas de girasol : 7.4 mg por una porción de una onza (o el 49 por ciento de su valor diario)
  • Almendras : 7.4 mg por una porción de una onza (o el 49 por ciento de su valor diario)
  • Aguacates : 4.2 mg por aguacate (o 28 por ciento de su valor diario)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba