3 maneras de comer menos azúcar y sentirse mejor

Es más simple de lo que te imaginas aprender a reducir el azúcar de tu dieta. Pero eso no significa que sea fácil. Si eres adicto al azúcar, tu hábito del azúcar puede dar pelea. Entonces, ¿cómo se empieza? Hay tres formas sencillas de comer menos azúcar, pero deberías empezar por limpiar tu despensa

Formas fáciles de reducir el azúcar de tu dieta

Dan DeFigio tiene un gran consejo sobre cómo reducir el azúcar de su dieta. DeFigio es el autor de Beating Sugar Addiction for Dummies. Me habló de los signos de la adicción al azúcar y de los primeros pasos que cualquiera puede dar para vivir una vida baja en azúcar. Según DeFigio, deberías empezar a reducir tu consumo de azúcar desechando estos tres alimentos tan populares.

Sodas, bebidas azucaradas y café de diseño

Gran parte del azúcar que consumimos cada día no proviene de los alimentos que comemos sino de las bebidas que ingerimos. De hecho, muchas bebidas saludables son a menudo bebidas que arruinan la dieta. Incluso los refrescos dietéticos pueden causar problemas.

1:38

Cómo cortar la soda y reducir las calorías

DeFigio recomienda que “nos mantengamos alejados de los refrescos de todo tipo, tanto los azucarados como los no azucarados”. Recomienda agua saludable y con sabor. Pero el agua no funciona para todos. DeFigio ofrece esta solución: “Si necesita dejar de tomar bebidas endulzadas poco a poco, intente añadir a sus bebidas Stevia en polvo en lugar de azúcar o edulcorantes químicos”.

La stevia es un edulcorante natural de origen vegetal que prácticamente no tiene calorías y no conlleva los riesgos para la salud que tienen los edulcorantes artificiales. Con el tiempo puedes disminuir gradualmente la cantidad que pones en el agua, el café o el té hasta que ya no sientas la necesidad de agregarle sabor”.

Caramelos, pasteles, postres congelados y alimentos calóricos vacíos

La mayoría de nosotros sabemos que los dulces están llenos de azúcar. Pero es fácil subestimar el número de gramos de azúcar en los productos horneados, especialmente los que suenan saludables, como los panecillos o las tartas de frutas.

Si no está seguro de cuánta azúcar contienen sus alimentos procesados, consulte la etiqueta de información nutricional. DeFigio recomienda evitar cualquier alimento que tenga más de 10 gramos de azúcar por porción. Pero, la clave es entender el tamaño de la porción. Si usted come más de la cantidad indicada en la etiqueta, está obteniendo más azúcar de la indicada.

Además, compruebe su ingesta de alimentos con calorías vacías. La mayoría de las calorías de los alimentos con calorías vacías provienen de azúcares y grasas sólidas añadidas. Proporcionan poco o ningún valor nutritivo.

Jugo de frutas y bebidas de jugo

Defigio explica que aunque el verdadero jugo de fruta tiene muchas vitaminas y antioxidantes, también es una fuente concentrada de fructosa. “La sobrecarga de fructosa”, dice, “es un camino directo a la grasa corporal”. Los cócteles de zumo y los envases de zumo para niños son generalmente sólo un 10 por ciento o menos de zumo real y el producto restante es jarabe de maíz de alta fructosa u otros edulcorantes fabricados.

Encontrar azúcares ocultos para reducir

Intentar reducir el consumo de azúcar sería más fácil si todos los productos que lo contienen lo llamaran “azúcar”. Pero, la conclusión es que muchos productos contienen azúcar y llaman al edulcorante por otro nombre. Por ejemplo, puede ser la sacarosa, la dextrosa, el jarabe de maíz, el néctar de agave, la miel u otros nombres confusos, todos ellos son nombres para el azúcar.

Así que el primer paso para combatir el hábito del azúcar es aprender los diferentes nombres que los fabricantes pueden usar en los paquetes. Luego, revisa cada alimento que comas y deshazte de los alimentos que contengan demasiada azúcar añadida.

Antojos de busto para reducir el azúcar

Para manejar los antojos que probablemente se presenten cuando cambie su dieta, DeFigio ofrece tres consejos esenciales:

  1. Coma con suficiente frecuencia durante el día. Cuando pasas largos períodos sin comer, tu cuerpo entra en modo de inanición, aferrándose a los depósitos de grasa y encendiendo el centro de los antojos.
  2. Bebe suficiente agua. Tu hipotálamo controla tanto el apetito como la sensación de sed. Es fácil confundir estar sediento con querer comer algo.
  3. Planea con anticipación. Saber lo que vas a comer durante el día para que no te encuentres a merced de lo que hay en la sala de descanso del trabajo o lo que sea rápido y fácil en un drive-thru.

Una palabra de Verywell

Recuerde que cualquier cambio en su dieta requiere tiempo y ajustes. Estos pequeños pasos pueden no sentirse cómodos o normales al principio, pero después de unas semanas, usted vivirá una vida con menos azúcar y disfrutará de los beneficios de una dieta más saludable y una vida más sana.

Deja un comentario